La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad degenerativa y crónica que afecta Sistema Nervioso Central quedando interrumpida la capacidad de conducir impulsos nerviosos.

Los síntomas más frecuentes son: debilidad muscular, fatiga, poca coordinación, problemas de equilibrio, espasticidad o rigidez muscular entre otros.

La esclerosis múltiple y la actividad físico deportiva

El ejercicio físico mejora la calidad de vida de estos pacientes. Además de los beneficios psicológicos y sociales (automotivación, integración o autonomía), la práctica de actividad física puede reducir/mejorar algunos de los síntomas asociados a la enfermedad como, por ejemplo, la fatiga, el equilibrio, coordinación, problemas de la marcha, debilidad muscular, etc., lo que provoca una mejora notoria de su calidad de vida.